Nuestra Historía

Los orígenes de Chinchero se pierden en la noche de los tiempos. Hay vestigios que datan de hace dos mil años aproximadamente. Los primeros habitantes de la región fueron los ayarmacas quienes, al llegar los primeros gobernantes cusqueños, defendieron su territorio y ofrecieron seria resistencia antes de ser incorporados al imperio. Chinchero fue el lugar elegido por el inca Túpac Yupanqui para establecer su residencia. El mandó construir bellos palacetes para su uso personal y el de su panaca.

Años después

hacia 1,536 en plena Conquista,Manco Inca inició su rebelión incendiando Chinchero para que los españoles no renovaran sus provisiones, y dejaran de perseguirlo en su retirada hacia desconocidas regiones selváticas. Cuando el virrey Toledo visitó el Cusco se detuvo en Chinchero. Aquí estableció una reducción de indios y mandó construir la actual iglesia, que fue levantada sobre hermosas salas incaicas. Más tarde, durante la revolución de Túpac Amaru II, el curaca de Chinchero, Mateo García Pumacahua, se levantó en favor del Rey de España para combatir al rebelde. El triunfo de Pumacahua fue originalmente eternizado en un mural en el que hoy figura un puma derrotando a una serpiente o amaru.